Salir a Comer Vegano: Coma y Punto

Otro post para comer vegano, en este caso es una picada para almorzar cuando vayan a La Vega. ¡Muchas gracias Álvaro por enseñarme este lugar!

Dirección La Vega Chica, Artesanos 721, Local 76, Recoleta
Horario Solo almuerzos en los días que está abierta La Vega
Precio aproximado por persona 1.700 a 2.500

Yo siempre me pierdo para llegar a estos lados, así que como referencia, La Vega Chicha queda entre Artesanos y Antonia López de Bello de sur a norte y entre Gandarillas y Salas de este a oeste. Básicamente si encuentran la entrada principal de La Vega, la que tiene las escaleras y las rejas más bonitas, pasan el estacionamiento y entran a La Vega Chica, solo deben encontrar el local, que está cerca de unos baños. Ojo, no confundir con Tirso de Molina, que es el mercado más nuevo y con pinta de galería de mall, si están ahí, deben caminar un poco hacia el norte, hacia Recoleta y La Vega.

 

Este local es muy sencillo, todas las legumbres, vale decir los porotos, garbanzos y lentejas son veganas, el charquicán y la boloñesa son hechos con carne de soya y también veganos. Todos los platos vienen con media marraqueta, el pan extra se paga. Los platos veganos son los más baratos y valen 1.500.
Si quieren además pedir un jugo, este es de concentrado y sale 200 pesos el vaso.
Pueden pedir una ensalada chica por 800 o una grande para compartir por 1.500.
Lo mejor de todo es que la gente del local entiende perfectamente lo que es vegano, así que cuando lleguen, pregunten qué hay vegano, porque las cosas se van acabando a medida que avanza el día.

Nosotros pedimos charquicán, que es uno de mis platos favoritos desde niña y Álvaro pidió lentejas, en un momento cambiamos platos para probar el otro y tengo que decir, que las lentejas son tan ricas como las de mi abuelita y eso es decir MUCHO, estaba todo muy rico.
Las porciones son grandes, tanto que yo no me pude terminar lo mío, estábamos sentados en la barra y un abuelito al lado mío escuchó mal y me ofreció su pan para que no quedara con hambre <3
La cocina está a la vista y pueden ver que esas ollas están limpias al punto de ya estar desgastadas, coman con confianza 🙂

 

No esperen mantel blanco, este es un local humilde y también lo son muchos de los comensales, sean respetuosos.

Espero les haya gustado este post y visiten este local 😀

Ahora los voy a retar 😀

Si pensamos en el precio del metraje cuadrado en Santiago, y lo que sale contratar a alguien incluso por el sueldo mínimo, cualquier local que tenga un menú por menos de 5 mil por persona, será pequeño, la cocina no tendrá ni personal ni espacio dedicado para las cosas veganas, muy similar a cuando vamos a comer a la casa de nuestras abuelitas, ¿No?
No sean altaneros, si van a locales baratos como este o Pollo Chang, van a estar cerca de gente que está comiendo carne. Tener una actitud humilde y compasiva con todos, inclusive con quien les sirven, para mí es parte muy importante del activismo vegano. No se trata de nosotros, nosotros no importamos, si tenemos la oportunidad de elegir que comemos, ya nos encontramos en el top 1% de las personas más afortunadas del planeta. Se trata finalmente de los animales y alienar a gente en su primer contacto con el veganismo no hace más que hacer que la idea sea percibida como un capricho. Queremos ser más, no más exclusivos 🙂

Escribe un comentario