Parvegano

¿Es como un parmesano, pero vegano?… ¡parvegano!
Quera riquísimo para espolvorear no solo sobre pastas, sino que también sopas, ensaladas, tostadas con palta.
Lo buenos de hacer nuestro propio parmesano es que podemos jugar con los ingredientes. No podemos comer sal, sin sal. Queremos un sabor más suave, sin miso. Queremos más omega 3 en nuestra vida, usamos nueces en lugar de castañas de cajú. Se nos va a hacer poco, ¡fácilmente podemos duplicar o triplicar la receta! Esta combinación de ingredientes es la que da el sabor más ‘a queso rallado’ pero es una receta base que les permite crear y ponerse ingeniosos. ¡Que la disfruten!

Ingredientes

½ t de castañas de cajú crudas o almendras peladas
2 cucharadas de levadura nutricional**
1 cucharadita de miso claro (opcional)*
¼ de cucharadita de sal

*El miso es una pasta fermentada de porotos de soya u otras legumbres. Lo pueden encontrar en las tiendas asiáticas o tiendas naturistas y veganas. Es alto en sodio, así que no abusar. Este es el ingrediente que le da ese sabor a ‘no sé qué’ que es lo que identificamos como queso. Sin el miso queda muy tico también, ¡pero con el miso, se van a sorprender!
**Usé la levadura nutricional de la marca Probios, que hasta ahora es la mejor en cuanto a sabor precio y calidad en Chile

Paso 01

Ponemos las castañas de cajú en un procesador de alimentos

 

 

 

 

 

 

Paso 02

Procesamos hasta lograr un polvo fino.

 

 

 

 

 

 

Paso 03

Agregamos el resto de los ingredientes.
Procesamos nuevamente.

 

 

 

 

 

Paso 04

Guardamos en un contenedor hermético en el refrigerador, por hasta un mes, ¡pero es difícil que nos dure tanto!

Escribe un comentario